Colaboramos en el reto permanente que nos plantea la realidad reflexionando sobre las causas de desigualdad, violencia, sufrimiento, empobrecimiento… desde la compasión, el respeto, la no violencia, la prioridad de los débiles y el cuidado de la Casa Común.

 

Levantad las piedras y tened fe(F II, p 37)